El video es un avance minusculo del clasico estudio de William H Whyte  realizado en 1980 en las inmediaciones de la placita del edificio Seagram de la ciudad de Nueva York. A lo voayeur, a lo orwelliano y a lo londinense, Whyte planto camaras de monitorizacion a lo largo y ancho del espacio urbano y se limito a analizar al detalle como la arquitectura de un espacio publico determinaba las pautas de comportamiento de sus usuarios. Como el sol y la sombra a las diferentes partes del dia moldeaban la masa usuarios, como los escalones eran usados como improvisadas garitas de observacion y como las esquinas reunian a los usuarios mas propios a charlar en conversaciones improvisadas.

Durante decadas, el ayuntamiento de la ciudad de los rascacielos tuvo un pacto tacito de permitir a los constructores agregar unos cuantos pisos mas a sus nuevas torres con la condicion de que crearan espacios urbanos publicos y gratuitos. Las plazas, como se llaman en ingles (ligero seseo de la z a lo andaluz) recuerdan muy de lejos a los espacios urbanos patrios del mismo nombre. Los americanos han adaptado libremente terminos de los idiomas que traian los inmigrantes europeos para desproveerlos de su contenido y arrinconarlos en una esquina del espectro significativo. Una plaza no es una plaza, un patio no es un patio, un gelato o un panini (en plural porque si) recuerdan a sus acepciones originales en cuantos son variaciones muy concretas de sabores y formas. En Estados Unidos, las plazas son caricaturas muy simplificadas de la interaccion que viven las homonimas europeas (olviden crios corriendo o viejos dando de comer a las palomas) , en San Francisco solo conozco un lugar que muy remotamente me recuerda a una plaza europea, arrinconada entre cuatro calles a la salida de la autopista. Una de las multiples casualidades no esperadas de la interaccion humana.

La simplificacion de los espacios de interaccion humana ayuda a su estudio: los espacios y los usuarios son lo suficientemente honogeneos para poder repetir las observaciones y aplicar las conclusiones. Una vez visto el video, observamos como espacios similares sirven para que los usuarios de manera inconsciente, repitan su comportamiento. La arquitectura de un espacio de uso publico se utiliza simbolicamente como medio de sincronizacion del comportamiento. La forma determina la funcion. Los usuarios se comportan del modo esperado por semejantes que a su vez usaran al usuario como modelo para su comportamiento.

Al igual que en el espacio fisico, la arquitectura del espacio publico electronico determina su uso. El secreto del exito de Wikipedia no es que los usuarios se hayan animado unos a otros a escribir texto de calidad y hechos constratados (en la mayoria de las veces) ni que el objetivo de la wikipedia atraiga solo a un tipo de usuario altruista muy determinado. Su exito (ademas de su capacidad de agregar texto)  reside en que es infinitamente mas barato borrar una vandalizacion o un dato incorrecto que crearlo.  Una sola mirada basta para revertir un cambio, accion que sera proclive a su vez a evaluacion por los usuarios que le sigan.

La mision de los que nos sentamos todos los dias delante de aplicaciones sociales es la de entender que la arquitectura que creamos modela el comportamiento de los que la usan. Que el respeto y el poder que se le da al usuario transpira y pasa por las finas hebras digitales. Que minusculas acciones como crear diferentes tipos de usuario segun su contribucion no obtienen el resultado buscado de mayor colaboracion sino solo subdividen a los mismos y los enfrenta entre ellos. Entender conceptos como el de la horizontalidad radical y la familiaridad en sus formas que gozan los espacios urbanos que nos atraen son fundamentales al replicar esas leyes humanas al ambito digital y crear espacios de cooperacion humana que perduren en el tiempo y sean lo mas agradable posible a los usuarios.

The Social Life of Small Urban Spaces se ha reeditado hace casi nada y viene con el DVD del estudio completo (un torrent!) . La pelicula, completa y seguro que no soy el primero en notarlo, recuerda en cierto modo a Kitchen Stories ,una pelicula noruega en la que un etnografo estudia a un hombre soltero en su cocina sentandose en una silla de juez de tenis y anotando todos los movimientos que el sujeto realiza por la habitacion. La arquitectura de la cocina, como la de la plaza en Nueva York determina el desarrollo completo de la historia.

Anuncios

Music Box es una herramienta creada por la estudiante del MIT Media Lab Anita Lillie para la visualización y categorización de colecciones musicales basadas en el análisis automático de las catacterísticas de cada canción: duración, tempo, instrumentos, género, et siendo en parte una automatización de lo que Pandora lleva mucho tiempo haciendo a mano.

El software permite la visualización de la colección musical en diferentes dimensiones seleccionadas por el usuario o propuestas automáticamente, utilizando magistralmente la semi-cuarta dimensión en forma de grados de color para especificar canciones que, aún sin compartir componentes musicales, se encuentras cercanas al género en el cual están situadas (la dimensión representada por el color es simplemente una categorización dentro de un grupo musical determinado). Así mismo, permite la reproducción musical estableciendo patrones dentro de la visualización con los que se componen listas de reproducción. La herramienta, en su presentación y movimiento recuerda al Trendalyzer de Hans Rosling.

El weblog del proyecto contiene varios posts sobre la historia y evolución del mismo, incluyendo un vídeo (en quicktime) sobre varias características de la versión final del programa.

(vía Reddit)

Un vídeo calentito directamente de la sección “John Stewart habla otra vez de Craigslist” que por casualidad me he encontrado más queriendo saber que escupía por su boquita ese animal de bellota sin nombre que es Huckabee que por propio interés profesional. La cosa en California esta caliente y si los programas de televisión se pelean por entrevistar a Mormones (esos hijosdelagranputa que pusieron los 50 millones que ayudaron a que la propuesta pasara en votación) o extremistas de derecha. O los dos. Desde hace un més y pico, en cuanto uno entra por la puerta con pinta de mormón polígamo o capillita pedófilo, cualquier entrevistador se las manejará con poco disimulado sigilo para virar la conversación a su terreno y terminar sacando el tema del matrimonio homosexual. La adoración por gente como Stewart, Colbert, el mismo Swarzenegger y la gran cantidad de artístas que poéticamente hacen lo que pueden para que la cosa no caiga en el olvido aumenta conforme la batalla poquito a poco se va ganando en los tribunales californianos, los ciudadanos recuerdan y dan gracias como pueden.

Ya avisé que en el curro (aún) nadie tiene tele y si nos comentan por ahí nos enteramos antes por los usuarios (que gritan y mucho) que por nuestros propios medios. En casa suelo tener pytvshows, un pequeño script en python que monitoriza regularmente tvrss.net y baja las tres o cuatro cositas de la tele que merecen la pena, que generalmente (estre programa no es como mi tía que solía llamar a casa para que pusieramos canalsur que estaban poniendo al loco de la colina) suelen seguir ignoradas a no ser que tenga mucho tiempo y acumule mucho aburrimiento.

Si ya no es suficiente con que parte de mis impuestos se deciquen al asesinato y tortura sistemática de inocentes en el otro lado del mundo, ahora tengo que aguantar otra fracción vaya para el supuesto rescate de corruptos monolitos capitalistas. Cuando el capitalismo no funciona, el socialismo lo rescata y las reglas se inventaron para saltarselas y si empezaron con los bancos no acabarán con la industria automobilística sino que continuarán parcheando la economía hasta que la cosa reviente, o que los hijosdeputa que pueblan Casa Blanca y Congreso decidan o bien que ya no tienen amigos a los que servir o que la cosa ya no da más de sí y que ya han mamado todo lo que podían mamar. Los siguientes para pedir limosna parecen ser los periódicos (la adivinanza de Stewart al principio del vídeo es una oscura referencia cultural infantil) que ven como sus beneficios han caído en picado en los últimos años y que estan poco a poco pasando al plano de la irrelevancia y la culpa por supuesto no tiene nada que ver con su un modelo de negocio caduco, un uso de la tecnología risible (vayan a cualquier edición electrónica de la mayoría de los periódicos y lloren), una falta absoluta de innovación y un uso partidista, político y déspota de esos que un día se fueron a la cama con la historia esa del cuarto poder. La culpa de todos sus males la tienen veintitantos hippies currando en una casa en San Francisco y no hacen falta más que dos tintos para que se les caliente la boca. Algunos de los periodistas que aún soportan el viejo modelo, además de pedir limosna, escriben estupendas columnas que terminan colgadas en el cuarto de baño de la compañía, algunos incluso han creado un blog (reinventingclassifieds) para intentar buscar ideas (con suculentos premios de 500 dólares) sobre como intentar revertir el proceso, es enternecedor ver como pasan de la agresividad al dame algo (no seais así y dejame que os reproduzca los contenidos) en algunos de sus artículos.

Irá a peor para ellos. Craigslist desaparecerá un día no en las manos de alguna de las soluciones de empresas surgidas en otros tiempos (y espero que no aplastada por ninguno de los gigantes) sino por la aparición de tecnologías que quiten la necesidad de un sitio centralizado (un intermediario o dictador benévolo que somos) cuyo modelo de negocio se basa en el efecto red creado por un tráfico masivo y la existencia de millones de pares de ojos mirando en cada momento. Yo me entiendo.

No me quita el sueño más que por la curiosidad económica. Clayton Christensen y su ley de la conservación de los beneficios atractivos asegura que cuando una empresa o tecnología destroza el coste económico de un modelo de negocio propietario hasta convertirlo en gratuito, el beneficio generado anteriormente no desaparece, sino que se transforma y emerge en una capa superior de tecnologías construidas sobre la base de esa liberalización. Esto explica que tantas bandas independientes (o la misma tienda itunes) se beneficien del mp3, o como muchos de los creadores de software libres han decidido adoptar licencias híbridas o construir modelos de negocio basados en servicios creados sobre el software que anteriormente han donado a la comunidad. No explica aún hacia donde ha ido esa gran cantidad de capital (50% de sus ingresos) que los periódicos recibían antes de la llegada de Craigslist, ya que (quitando el mínimo porcentaje que recibimos en dos o tres categorías en un puñado de ciudades y el beneficio indirecto que reciben los spammers), aún no ha salido una tecnología construida encima de esa gratuidad y liberalización que haya capturado el fijo de dinero que en lugar de ser destinados a los medios de comunicación ha quedado en manos de los usuarios.

El NYTimes, que los fines de semana se trasviste de revista maravillosa, trae hoy un artículo sobre North Dumpling Island, el país creado por Dean Kamen, inventor del Segway, la silla de ruedas que sube escaleras y el brazo mecánico de Luke Skywalker.

North Dumpling es una isla situada en la costa de Conneticut con la mitad del tamaño de muchas de las casitas de campo que crecieron como hongos por la geografía patria en el último lustro. La obsesión de su dueño por la energía renovable la llevó a intentar hacerla energéticamente dependiente de los fuertes vientos de la zona instalando una única y enorme turbina eólica encima del faro que la puebla lo que desembocó en un “conflicto diplomático” tras la negación del gobierno americano del permiso correspondiente, lo que hizo que Kramen declarara primero la independencia de la isla, su posterior anexión con el vecino estado de Nueva York y luego anunciara la paz unilateral con el gobierno de los Estados Unidos.

Tras el fracaso de las negociaciones para la instaiación de turbinas, Kramen se dedicó a alimentar la isla a través de paneles solares, lo que requirió el descenso del consumo energético de la misma y la búsqueda de alternativas fuera de los canales de distribución clásicos. Con la ayuda de su amigo Fritz Morgan, CTO de Phillips Color Kinetics, Kramer diseñó un sistema de iluminación por LEDs para los distintos espacios interiores y exteriores de la isla, desde las lámparas del techo hasta la iluminación de la cocina, pasillos, caminos externos y el único monumento de la isla, una construcción de piedra semejante a Stonehenge. El uso exclusivo de LEDs consiguó que el energético de la casa cayera un 70% y las investigaciones de Morgan y Kramen desembocarán en pocos meses en una nueva línea de bombillas LEDs de Phillips que fusile los precios prohibitivos de las actuales bombillas LEDs comerciales. Algunas empresas de este Silicon Valley que desde hace meses esta vestido de verde entero estan enfocadas en su abaratamiento y comercialización. Los LEDs tienen esa triple gracia de ser enormemente económicos en su consumo, generosos en su luminocidad y tan fáciles de montar que no es raro ver mareas de locos aprovechando esas barreras de entradas tan bajas para juntarlos de formas maravillosas. la revista Make, una biblia en papel de los frikis del hardware, publicó el pasado Noviembre un especial sobre los LEDs con película sobre su orígen incluída. También, en Burning Man (me van a permitir que me repita) donde la iluminación puede ser cuestión de vida o muerte (más de uno ha sido arrollado en la gélida noche del desierto por un autobús con forma de patito de ducha por no llevar algo que lo hiciera visible desde pocos metros) los leds son parte del vestuario, la montura y el escenario del evento.

La independencia de la Isla, su bandera, constitución, himno y flota naval consistente en un único vehículo anfibio inventado por Kramen consiguió que se la incluyese en Micronations, la quizá única guía de Lonely Planet que puede leerse de principio a final como una novela y que recopila decenas de países creados por locos visionarios que mezclan sus deseos de independencia con sus estrafalarias ideas polícias y los clásicos títulos nobiliarios que a sí mismos se otorgan. Aunque ya haya escrito horrores sobre las micronaciones, a quien le interese el tema solo decir que el Instituto Seasteading ha colgado una serie de videos sobre como les va el tema de construir una colonia libertaria en medio del océano que complementa el enorme y genial libro colaborativo que llevan tiempo escribiendo y donde exploran desde las formas que podría tomar la nueva nación hasta el tipo de negociaciones políticas que tendrán que llevar con el resto de los países. Experimentos como el de Kramen y su país autónomo de LEDs son solo un pequeño pasito en la exploración de las posibilidades de la creación autónoma de países y gobiernos creaodos no por la historia compartida de sus habitantes, sino como pequeñas comunidades destinadas a la resolución de un problema social, político o tecnológico concreto.

Links

NYTimes : El país de los LEDs
NYtimes (año 1988) : A New Nation Asserts Itself
North Dumpling en Flickr

El gráfico de The Economist muestra lo que votarian lo sdistintos países del Planeta en caso de que todos pudieramos acudir a las elecciones americanas, en las que barrería Obama por algo más de 9100 votos electorales contra 200. Ni que decir que el resultado que veremos en pocas horas serán muchísimo mas ajustadas.

Mis disculpas. El rss no funciona (yay google) y actualizo el blog cuando sopla el viento de levante. Tras las agotadoras visitas (si quiero contarlas con los dedos tengo que usar hexadecimal) me pase un més entero viajando por Europa con mi novia, acercándome a los bichos con teclas solo cuando mis responsabilidades con la empresa lo requería. Justine dejo su antiguo curro en una ONG justo cuando yo bailaba como con las hadas en Burning Man y la vuelta a la realidad coincidio con el comienzo de su busqueda de trabajo. Mi aportacion fue aceptar los cheques que aun seguia pasandome por el alquiler por la cantidad exacta que pagaba cuando tenia curro (pese a mis protestas), no tirarme demasiado de los pelos cuando tiene demasiado tiempo libre y decide cambiar la decoracion de nuestra casita o ayudar a todos los vecinos a los que se les ha perdido el gato y cuando he tenido tiempo rehacerle su curriculum enteramente en LaTex pobrecita mia que no se donde va a ir con esa mierda de fichero .doc por la vida (le conte de ese filtro en el procmail que tenemos en el curro y que hace que cualquier curriculum que venga con un fichero doc va a parar a un sitio magico y oscuro llamado /dev/null donde acaban los curriculums de la gente que no lo envía como es debido). No me quejo, la siento casi como una persona nueva. Como en la estupénda película de Wu Ming, trabaja despacio y pese a las neuras propias de la cultura judia tiene siempre una sonrisa pegada a la cara que se incrementó en cuanto decidió que su nueva vocación definitiva de la semana era ayudar en las diferentes campañas políticas de las elecciones de mañana martes.

Las elecciones americanas son del todo menos similares a las patrias. Los diferentes ayuntamientos y gobiernos estatales aprovechan para pasar a votación las diferentes propuestas a los ciudadanos, pequeños referendums que decidirán aún mas que quien sea el presidente, el futuro de California y San Francisco como ciudad. Las leyes californianas son excesivamente laxas y la ciudad cuenta con casi 40 propuestas donde se decidiran temas como si la ciudad legaliza la prostitucion, saca del trullo a todos los que hayan sido condenados por drogas, legisla el tamaño mínimo de las jaulas de los pollos de las granjas, cambia la constitucion estatal para prohibir de nuevo el matrimonio gay, fuerza a la ciudad a usar exclusivamente energias renovables o (mi medida favorita por lo poético) cambia el nombre de planta de proceso residuos y de mierda de la ciudad por el de George W. Bush.

Mi casa se ha convertido en pequño nodo de los flujos politicos que rodean un barrio tan especial como en el que vivo. Justine se despierta cuatro horas antes que yo, deja al gato acostado a mi lado y me roba mi pase mensual del tranvia para acudir a llamar a voluntarios contra la propuesta en contra del matrimonio homosexual, va al mercado o recoge la cesta de fruta biologica del centro budista y llega para el desayuno en el momento justo en que empiezo a calentar la maquina de expreso y me quito las legañas mirando los primeros correos. En mi salon un enorme cartel ocupa la ventana recordando los vecinos que viven en la colina que da al jardin que tienen que votar NO a la propuesta 8. De vez en cuando el cartel se cae y me deja ver el Sol.

La energia que derrocha en la campaña politica, el hecho de que varios compañeros míos de Craigslist hayan decidido tomarse las vacaciones ayudando a Obama y los contínuos emails de la estupenda gente que me acompañó a Burning Man consiguieron que venciera mis dilemas internos (tengo exactamente el mismo derecho a votar en este pais que mi gato, por lo que inicialmente no veía necesitaria ni justa mi involucracion) y que me animara a colaborar en la campaña. Pese a la enorme población latina de San Francisco, la gente de Obama se mataba por encontrar a hispanohablantes nativos que les echara una mano para animar a los aun indecisos y animarles a ir a votar mañana Martes y pensé que, aún sin voto, soy una de las personas que puede poner un grano de arena en no permitir que ciertas cosas que repitan.

Ni que decir que mas de un europeo rechazó frontalmente esa decision como si vendiera mi alma al imperio. No es suficiente con que trabaje en el pais enemigo sino que ahora he de ayudarle en sus planes de dominacion mundial. Pse pse.

El desconocimiento de las culturas ajenas crea una tendencia a la simplificacion de la mismas manera que la incrustracion de sus formas en ambientes extraños, sin el fondo cultural que la vio nacer y la sustenta es sintoma de desastre, cuando no de ridiculo. La bagaje cultural es sutil, y por lo dificil de su definicion nuestra querida television no lo transmite de la manera que promociona sus resultados.

Nuestra paella de los jueves, cocido de los miercoles y pescado en los viernes y nuestro no se pica entre comidas o no se come postre antes de la cena obedecen a reglas culturales no escritas que intentan dar diversidad en nuestra dieta. Las culturas que carecen de este sistema de autoregulacion permiten socialmente cualquier tipo de horror gastronómico. El sistema de dietas americano (heredero de su mentalidad analitica) se ha obsesionado en la descomposicion del alimentos en componentes esenciales que terminan elevado a los altares o demonizados sin tener en cuenta que la mezcla de alimentos de por si no solo es mala sino que es totalmente necesaria para una dieta medianamente saludable. Michael Pollan (del cual recomiendo deis un vistazo a esta charla que dió en Google), es un columnista del NYTimes, se forro el agno pasado escribiendo The Omnivore’s Dilemma, un libro que trataba de esa verdad tan simple y que le explicaba a nuestros queridos yankis que el hecho de que los europeos estamos mas delgados es a lo mejor porque tenemos esas reglas tan estructuradas y no nos atacamos de hamburguesa y helados a cada momento.

Lo mismo pasa exactamente con la politica. Las formas americanas nos horrorizan y nos atraen con la misma intensidad y su incrustracion inmediata en la politica castiza española, sin considerar las normas que lo vieron nacen, tienen consecuciencias desastrosas y ridiculas a partes iguales, convirtiendo supuestas sesudas iniciativas politicas en pasto de youtube y cachondeo nacional. Las particularidades de la politica americana determinan sus reglas de actuación, su escenario, su iluminacion y sus palabras calculadas y sus votantes responden a unos estimulos totalmente diferentes a los nuestros. Tan perplejo se quedaria un yanki viendo a pignoise en concierto con un coro de fans de flequillo pa allá y camisa rosita jersey en los hombros, teniendo una oposicion ridicula y atroz o viendo sus ciudades llenos de caducos carteles electorales como nosotros nos quedamos con el ciudado marketing, los globos de colores cayendo del techo, los precisos tiempos o el hecho de que todo el pueblo se movilice, no solo con el voto, para apoyar a sus candidatos.

El lugar de mi ciuta es uno de los fabulosos cafes de la Misión. Enorme, tipíco, bancos y sofas con trabajadores de empresas de internet aporreando portatiles y olor de cafe tostandose en una ruidosa máquina del siglo XIX que hay colocada al fondo. El cafe, que se paga a dos dolares, es excelente y choca con nuestra idea tan europea de que a este lado del Atlantico no tienen cultura cafetera. La puerta del fondo esta abierta dando a un callejon donde, sentados en sillas plegables, en el suelo o escribiendo en portatlies situados en tablas de planchar a modo de mesa, se hacinan casi doscientos voluntarios. La mayoria de ellos son los estereotipos del barrio: pantalón vaquero negro ceñido de segunda mano, tatuaje desde la muñeca hasta el cuello, gorro tapando la cabeza y un iphone en la mano con el que hace las llamadas. Veo una anciana de unos 90 agnos que a penas se mantiene en pie dando direcciones de un colegio electoral por telefono a alguien y una chica de unos once haciendo llamadas junto a su madre, que la anima. Todos son educadisimos e intentan sonreir mientras hablan por telefono.

Además de por la curiosidad antropologica, una de las razones de porque lo hago es mi miedo escenico, especialmente cuando hablo en un idioma que no es el mio. El estado que llevan es Florida (a la media hora cambian rapidamente a Virginia, en cuando en la central de Chicago ven a alguna encuesta desfavorable en ese estado) y la mayoria de los nombres son latinos, contestan directamente en español al telefono y muy educadamente te informan cuando van a votar a McCain o en el caso de que hayan llamado a Obama, si necesitan algun tipo de informacion. Lo que buscan en la campaña no es convencer a los votantes republicanos, sino asegurarse de arañar todos los votos que puedan de los demócratas y animarlos a que salgan a votar. Al contrario que en muchos paises europeos los americanos no tienen sistema de identificacion ‘oficial’ (les vale ir al colegio electoral con la tarjeta de la biblioteca o el carnet de conducir) lo que requiere el registro casi dos meses antes de las elecciones para que se puedan verificar sus datos. El hecho (entre otras cosas) de que de estas listas se seleccionen los nombres de los jurados en los juicios hace que muchos ni piensen en ir a votar. No es raro que en unas elecciones americanas vote menos del 25% de los que estan llamados a las urnas y la mision de estos voluntarios era llamar a los que si se han registrado, preguntarles (como en el caso de muchas abuelitas judias de Florida) si necesitaban que algun voluntario de su ciudad las llevase en coche al colegio electoral, si tenian claro donde tenia que presentarse con su voto o si tenia alguna otra pregunta sobre las elecciones.

Uno de entrada se lo espera todo organizado: mesas uniformes con telefonos esparcidos todos de la misma marca mientras un instructor te da una clase y te hace firmar una marea de papeles eximiendoles de cualquier responsabilidad penal que pudieran tener. Nada mas alejado de la realidad. Todo es llegar, pillar una lista de votantes y llamar tras leerse una pequeña fotocopia con algunos datos y un par de guiones modelo, apuntando tras cada llamada si se ha podido contactar con el votante, si precisa ayuda de cualquier tipo, o si se le ha dejado un recado. Hay unos cuantos con su nombre escrito en una etiqueta, llenos de tatuajes y con perilla que se afanan en contestar dudas a los voluntarios, darles pequeños consejos a los que los necesitan y en mi caso buscar nuevos nombres de votantes latinos entre las listas de los que ya han sido llamados. Unos cuantos se dedican a meter los datos de las llamadas realizadas en una pila de macbooks situada en una tabla de planchar al final de la cafetería. El hecho de que en este pais la mayoria de planes de movil vengan con tarifa plana de serie ayuda a descentralizar y agilizar la infraestructura hasta el punto que desde la misma web de Obama es posible pillar una cuenta y recoger datos de personas a las que llamar desde casa.

Me senti extrañamente bien. No estaba con un monton de doblepensantes partidistas esperando la mas minima para escalar posiciones politicas con una retorica babosa que terminara haciendome potar por las orejas, no habia una obligatoria uniformidad de criterios ni animadores que hicieran corear estupidas insignias sino un organizador de poco mas de veinte agnos repartiendo caramelos y pasando cada pocos minutos con una pizarra donde habia escrito “you guys are fucking awesome”. No habia enchaquetados si no los mismos vecinos con tatuajes que ven el en parque y en la taqueria. Los mismos que avergonzados pedian perdon por lo que hacia su pais en cuanto tomaban dos birras y sabias que eras extranjero y que ahora llamaban entre esperanzados y aterrados. Participar, espárandome entrar en una forma de extraña y autoprovocada disonancia cognitiva, termino siendo una de las experiencias mas enriquecedoras y que mas me han enseñado sobre la curiosa forma de ser de estos seres con los que convivo desde hace ya cuatro años.

Regreso esta mañana de un desayuno (35 grados en San Francisco, nuestro particular verano de Otoño ha llegado) y al recoger el correo de regreso veo, dedicada a mi novia, la postal que envié hace pocos días desde Burning Man con su matasellos rojo de Black Rock city, y el simbolo del hombre (brazos arriba, a punto de ser sacrificado) sosteniendo un sobre en su mano con las palabras burn rodeándono. Cambie el sello y el envio por colgante con mi nombre que habia hecho dias antes y que aseguraba que todos habíamos nacido alli. Durante mi estancia ví gente casandose en sus murallas con su certificado de matrimonio sellado en la ciudad y entendí que algún día asistiríamos a algún nacimiento. Es raro tener la prueba física de la materializacion de la ciudad invisible, de la legalidad y legitimidad de la misma a los ojos de los que nunca la han pisado.

Parece que los lapsus de este blog son entre viajes a Burning Man, lo del medio casi que no importa (cumplir primaveras, cumplir experiencias en el desierto). Como alguien puso en los comentarios en el ultimo mes y medio me he dedicado a tomar unas merecidas vacaciones (dos viajes a la costa oeste, uno a Europa), preparando mi experiencia en el desierto y paseando las innumerables visitas que me llegan de todas partes. El dolar baja y me salen amigos antiguos como al del anuncio de los donetes, todos se acuerdan donde vivo y reclaman, aunque haga años que no sepa de ellos, su espacio en el salon de una casa victoriana en medio de una de las ciudades más caras del mundo. Me he recorrido medio planeta de sofa en sofa, asi que por supuesto, por rara que sea la visita, nunca digo que no. Es una oportunidad de ver a amigos de verdad, con los que no he perdido el contacto y a los que casi les sobran los paseos por la ciudad para que pasen un buen rato y de reconectar con gente que tenia perdida y ver si hemos cambiado tanto como aseguramos al principio. Con la cantidad termino clasificando las visitas en varios tipos, a las que sugiero diferentes itinerarios, tiempos y acompaño a cenas a zonas diferentes de la ciudad. Estan los amigos de siempre, los de Cadiz y Madrid, están las exnovias con sus flamantes nuevas parejas y sus flamantes nuevos peinados, amigos del colegio, parejas gays, amantes de la naturaleza y urbanitas que se asfixian cuando estan lejos del asfalto, los que vienen a la Costa Oeste esperando temperaturas de 40 grados y playas infinitas (el sábado hizo 12 grados, la costa del Pacifico se mantiene a pocos sobre cero, la niebla no deja ver mas alla de dos cuadras) y los que conociendo como es la California del Norte esperan poco menos que entrar en un monasterio budista a orillas del Big Sur poniéndose de tofu hasta las cejas en un jacuzzi de aguas termales y cambiar de religión tres veces en cuatro dias. Pasar por los mismos sitios, los mismos itinerarios y las mismas visitas, foto aquí, vista allá, a la vuelta de la esquina hay una planta de regaliz, una cuyas flores saben a anis, dos manzanos (aprovechense que ahora es tiempo) y dos calles mas abajo pasamos por una mata de moras que estan buenisimas, cinco minutos para pararse a comer algunas. Conozco un restaurante de pescado vegetariano de puta madre. Solo he ido cuatro veces en lo que va de semana.

Hay patrones y patrones, las exnovias suelen odiar las cuestas (venirse aqui y no querer subir cuestas es como ir a Manhatan y no querer ver rascacielos) y prefieren sitios mas europeos para la cena. Los amigos de siempre suelen tener una fijacion por lo americano y no es raro que acabe llevandolos el primer dia a comer una hamburguesa, el segundo a una barbacoa y el tercero pille tickets para el baseball. Uno de los pocos patrones que se repite, bien antes del viaje, bien cuando ojean la cantidad de libros de fotografias que hay en casa, es el querer ir a Burning Man.

Burning Man se convierte en mi espacio de relax un momento de comenzar de cero, de alejarme de todo, de tener mi espacio en soledad rodeado de 50.000 personas con las mismas necesidades, con la misma apariencia heterogénea y las mismas conversaciones y la misma falta de inhibiciones. Cuando llego a la ciudad, veo los carteles en linea en el desierto con citas relacionadas con lo que vas a vivir, pensar en estar bici ridículamente llena de luces y peluche, gafas de buceo y mascara de gas para aguantar las horas de tormenta de arena en medio de las temperaturas mas extremas de la tierra solo sirve para que me den escalofríos, me ponga una sonrisa en la cara y me den palpitaciones mientras termino los ultimos preparativos y planes que comenzaron a materializarse mas de seis meses atras. Cruzar el espejo significa conocer gente y enredarse en conversaciones sobre la materia de la realidad, ver masas de gente sin religión rezando en grupo, ver vidas cambiadas para siempre y escuchar quien murió a tu alrededor alejado de la civilización, recibir y dar masajes y regalos, que te besen, que te abracen, que te quieran. La estructura de la realidad que los años nos ha calzado es arrancada brutalmente y puesta contra un muro. Significa volver con otros ojos.

La energía del evento se suele transmitir con mis palabras y mis fotos, y no ha habido nadie que haya estado en mi casa que no haya dicho de ir al año siguiente. Su diligencia en la visita a California se transforma en inseguridades cuando la fecha se aproxima y todos sin excepción terminan buscando escusas para no venir. Por mucho que me hayan prometido vivir la experiencia a mi vuelta escucho la cantinela de siempre y hago como que comprendo, como siempre. De este año no pasa, el siguiente seguro. Todo el mundo me jurara que el año que viene vendrá y que no sabe que ha pasado que en el ultimo momento habia demasiados preparativos y demasiadas cosas pendientes y el peso de la realidad era demasiado espeso como para escaparse y los vuelos estan muy caros y la gasolina ha subido tela y tengo una prima hermana que no ha podido pedirse los dias asi que mejor nos vamos dos semanas a Ibizacomosiempre, que queda mas cerca y también me han dicho que hay gente rara y tios con pareos. El año que viene seguro. Tu avisame cuando pongan los tickets a la venta. Palabrita.

Tengo una amiga de Madrid que hace poco me preguntaba porque los andaluces solemos apuntarnos a lo que salga para, en la mayoria de los casos, sacar una baraja de excusas para quedarnos donde estábamos cuando se acerca la fecha del evento. No creo que sea algo inherente a la cultura andaluza. La autoimágen es el resultado de la pregunta “¿Que piensan los otros de mi?” por lo que tienen sentido que inflemos de espectativas no solo nuestro ego, sino la idea que de nosotros tienen nuestros interlocutores. Muchos prefieren vivir en un mundo de fantasía (negándose a fantasias más perfectas y ragnoeales) y siguen año tras año engañando su ego al pensar que realmente, el año que viene serán capaces de vivir la experiencia.

¿Que se pierden por quedarse en su casa delante de la tele?. La sensación de sentir el desierto debajo de las ruedas de la bicicleta solo y rodeado de decenas de miles de personas. Bailar por la noche en un templo construido en basura y al alejarte pocos metros descubrir en un claro un solitario friendo patatas que te ofrecerá c,on ketchup, descubrir a los pocos minutos un avión rosa destrozado en el medio del desierto el cual tiene un abertura en su parte trasera donde al subir hay una chica en un bar ofreciéndote cocos recien cortados con su machete. Una sauna en medio del calor tan brutal que al salir tiritaba de frió a los 50 grados de temperatura en la cual nos hacinábamos una veintena de personas con el calor y un tímido cartel que pedía (por favor) que “intentaramos” no mantener relaciones sexuales. Mi bicicleta, llenísima de luces parpadeantes, fue robada por un grupo de locos del LSD que se encerraron a Las noches a casi cero donde la música glitch suena a kilómetros y todos sin excepción se cubren el cuerpo de leds brillantes. Meditaciones, historias, cuentos, regalos, desayunos varios (algunos con sus camareros y menus, todo gratis, el dinero esta prohibido), masajes y vistas estupendas de esa ciudad invisible desde edificios de acero de nueve plantas construidos y destruidos en menos de una semana. Grupos de baile y fiestas en medio de tormentas de arena que hacen que en pocos minutos tu piel se te vuelta tan desagradable que quieras arrancartela a tiras. Es la ausencia de complejos eliminada por la fotogenia de sus paisajes y habitantes. Las dulces drogas. Este año mucha gente se saludaba diciendose “Welcome home” al llegar a la ciudad (quizá alimentada por el “Consider yourself, at home! Consider yourself, part of t he family!” que sonaba sin cesar en las primeras horas de una de las radio de Black Rock City) y es así como me sentí, como si mi vida naciera en ese punto efímero del planeta y todo el resto fuera la excusa para poder volver cada año.

Es la teoría, por supuesto. Uno tiene una madera y una historia detrás. Este año he aprendido que la otra cara de la moneda son los que sin estar preparados mentalmente se arriesgan, pensando que van de vacaciones a un resort. Mis dos compañeros, tan vírgenes como italianos, ignoraron la larga ristra de llamadas, emails, documentos y wikis con instrucciones que les envié durante semanas y, sin saber más de la ciudad que por lo que vieron en una veintena de fotos en flickr, sufrieron un colapso nervioso a las pocas horas entre el efecto de los abrazos y besos y la cantidad de gente desnuda, saltando. La inmensidad de una ciudad del tamaño de una metrópolis y la incapacidad de disfrutar más de una fracción de la misma. El calor y la sequedad que te destroza la piel durante semanas. Los contrastes entre la fotogénica luz blanca del desierto y las ropas de sus habitantes. Uno no paraba de hablar, la otra de llorar. Mientras se iban, me aseguraban que esto no es como en las fotografías y que el año que viene (prometieron, de nuevo) se prepararían mejor.

Mucha gente pregunta porque Black Rock City se genera en las peores condiciones posibles. La repuesta (la descubrí al ver partir a mis invitados) es el crear un filtro que reuna a los que tienen una misma manera de ver la vida. No seria lo mismo en una playa o un centro comercial, no se produciría la misma energia a no ser que estés en medio de ninguna parte, de haber llegado con vida. De sentirte rodeado exclusivamente por personas con la mismas pocas luces como para recorrer el mismo camino.

He dejado de presionar, he dejado incluso de sugerir y de cargar con la responsabilidad de la felicidad futura de nadie. Mi casa se ha convertido por obra y gracia en el hotel de pulserita de todos los amigos que he tenido pero no quiero exponerlos al mar de excusas o a otro posible shock a cien kilómetros del enchufe o fuente de agua más cercana. Por cada uno que construye su realidad para no venir, hay cientos que desearían hacerlo y hay miles de maneras de asistir a Burning Man desde la comodidad de tu mesa camilla y es que en una ciudad donde el regalo es imperativo, hay muchos campamentos que hacen el regalo de las comunicaciones al exterior por lo que la población suele filtrar lo que pasa dentro de las murallas de la ciudad. La organización de la ciudad y sus miembros más activos tiene un blog (the burning blog) y un twitter (TheBurningMan) donde generalmente no se transmite otra cosa que un parte de los frecuentes white outs (tormentas de area que te dejan paralizado durante horas). El blog se ha centrado tanto en la preparacion del evento como en la construccion de la ciudad, y ultimamente, en la vida de la misma. Iluestres twitteros son danger_ranger, sfslim, actiongrl, josephpred, tomprice y spanktar.

Si preferimos formas más visuales de interactuar con lo que pasa dentro, desde hace ya tiempo existe el acuerdo no escrito de taggear las fotos como burningman y el año correspondiente, el flickr, cualquier cosa con el tag burningman2008 suele venir desde dentro de las entragnas del evento. Flickr tiene asi mismo una implementacion del mapa realizado por Mikel Maron sobre Open Street Maps (atencion lectores, OSM sera la cosa cool del 2009 que hastiados acabamos odiandolo!) con algunas fotos geotaggeadas (?) del evento. En el mapa se puede ver la distrubucion de los campamentos, se puede adivinar la dimension y el contenido del evento y por si alguien tiene curiosidad, decirle que este uní de la Alternative Energy Zone (que intenta promocioar las fuentes limpias de energía en el evento) entre las calles 6:45 (masomenos) y Gremlin. Google, cuyo departamento de marketing llora por las esquinas intentando ver como sacar tajada del asunto (cualquier dia montaran allí una cafetería de comida gratuita y un centro de reclutamiento y sera cuando le partan la cara) tiene un par de mapas en papel sobre los cuales (y aqui esta lo interesante), muchos usuarios han colocado informacion de los eventos que se puede consultar en tiempo real. Además de las imágenes y los mapas la ciudad suele tener tres o cuatro emisoras de radio que emiten en FM para adentro y en streaming para afuera de las cuales Burning Man Information Radio es la más popular y suele suelen tener una curiosa mezcla de música, emisiones captadas en las emisoras de radio que la gente suele llevar napara comunicarse, parte del tiempo e información de los eventos y arte que suecede en cada momento.

Ya que mis pánico se adueñó de quien me trajo, pasé las últimas horas intentando conseguir un pasaje de vuelta a la realidad. Conseguí un sitio en el coche de un médico israelí que según comentaba, necesitaba la energía del evento antes de poner rumbo a Costa Rica donde ayudaría a dotar de energía solar a hospitales del país. Llevaba una mirada triste todo el camino mientras discutíamos, tras darle caladas a una pipa de marihuana que escondía en un huevo del techo solar del coche, las razones que nos permitían vivir en este mundo y lo que echaríamos de menos de Burning Man. Los dos sabíamos que la vida será mucho más dura sin actos esporádicos de baile, sin tanto abrazo, y sin casi la posibilidad de comunicarte con los que has dejado en el mundo real.

Uno de los problemas más horribles a los que nos enfrentamos como especie es la conservación de nuestro rastro informativo para las generaciones futuras. El paso del formato papel a los medios digitales ha conseguido que hoy casi nadie pueda leer esas fotos horribles que hicimos con esa camara Sony Mavica que grababa en discos de 3 pulgadas y media, sin contar la cantidad de CDs o DVDs que dejan de ser usables a los pocos años e incluso el patron de los nuevos usuarios de Internet que sustituye el uso del tradicional correo electronico por los sistemas de mensajería de las redes sociales (no los culpo, aunque caen imbécilmente en redes propietarias las ventajas de un sistema opt-in sin recibir anuncios de alargamiento de pene cada dos horas superan lo que parece charlatanería esotérica de control de flujos de información a su lado)

Lo cierto es que si no conseguimos conservar nuestros blogs, flickrs y twitts para la posteridad un arqueologo del futuro llegara a la conclusión que la isla de la enorme isla de Manhattan fué en realidad una suerte de calendario solar orientada perfectamente para mostrar la dirección de los rayos del Sol en dos fechas equidistantes al solsticio de Verano.

Acabo de llegar de Nueva York. Siempre que vuelvo de esa ciudad (cuatro veces que seran cinco en dos semanas) me llega una especie de nostalgia por el cambio. Me quedo en San Francisco porque no hay nada más que me estimule en el mundo que la diversidad de su gente. Al llegar a mi currículum uno sabe de sobra que siempre voy a tener una pierna en la zona al no haber otra que me ofrezca nada remotamente parecido. Es una ciudad donde he conseguido crearme un refugio que identifico cuando cuando lo pisan gente de otras épocas y lugares (hablo de ciertas examantes que se cuelan en tu esfera sin derecho, sin avisar, dispuestas a trastocarte la historia y los recuerdos y con ese horrible fetichismo tan femenino que traen consigo por conocer tu vida sin ella y tu novia y las eternas e indiscretas preguntas sobre supuestas futuras bodas e hijos -voy a terminar creyendo que ciertos especímenes de su género se alimentan de la imágen de las que las reemplazaron- pero ese sentimiento de seguridad se trastoca cuando visito la gran manzana al ofrecerme (ofrecernos si hablamos en de mi pareja) algo con lo que mi San Francisco no puede competir: densidad de gente, museos, cuatro estaciones al año en lugar de una eterna y gélida primavera temprana y una cercanía más que apetecible con el viejo continente.

Lo curioso es que empiezo a ver Manhattan (y casi especialmente, Brooklyn y la zona de Williamsburg -mi querido barrio fuera de mi barrio-) como una tercera casa y comienzo a conocerla y repetir itinerarios hasta el punto de empezar a reencontrarme en mis visitas con amigos por la calle. Una de las cosas que más me llama la atención de esa ciudad y que es menos conocida es el fenómeno conocido como Manhattanhedge o el solsticio de Manhattan.

San Francisco es una cuadricula perfecta orientada de Norte a Sur, muy cerca de donde se pillan esos tranvías de los de ir colgado por afuera una rosa de los vientos te recuerda que los puntos cardinales coinciden perfectamente con los ángulos de la ciudad. La disposición original de esa cuadrícula fué un desastre para la ciudad ya que muchas de las calles encaran las siete colinas de San Francisco de forma frontal lo cual recrea la característica abundancia de enormes y empinadísimas cuestas (las malas lenguas avisan que ese plan de urbanismo fué diseñado directamente por el Imperio Español en la época de la colonización de California), Manhattan sin embargo tuvo un plan diferente (El Commisioners Plan de 1811) que torció la cuadícula 28,9 grados de sus coordenadas este-oeste originales. Este cambio de coordenadas hace que dos días al año distribuidos igualmente alrededor del sosticio de Verano (generalmente el 28 de Mayo y el 12 o 13 de Julio) las calles de la isla esten alineadas perfectamente con el Sol, permitiendo que por uno de los lados podamos ver el amanecer y por el otro en la misma calle, el anochecer. Dos fechas similares alrededor del Solsticio de Invierno (5 de Diciembre y 8 de Enero) permiten ver la salida del Sol con mas o menos la misma precisión aunque por las clima de la ciudad no permite disfrutar de las espectaculares vistas de las avenidas mientras las ventanas de los rascacielos reflejan perfectamente los rayos del Sol mientras desciende.

Manhattanhedge en Wikipedia

De banquero de éxito a futuro divo del youtube, esto con Franco no pasaba….

via publico, poniendome al dia despues de unas cortas vacaciones lejos de bichos con teclas.

Pedro Jareño, que esta haciendo una vuelta al mundo de blogger en blogger estuvo en San Francisco hace unos días y tuve la suerte de conocerle, enseñarle mi parte favorita de la ciudad y hablar de sus ciudades invisibles, la enorme energía que traía, sus aventuras dentro y fuera de Internet, mi vida y el porqué alguien en Silicon Valley se mete a trabajar en Craigslist por ideas, donde uno sabe de sobra que no va a acabar siendo rico.

En su post me dedica unas palabras cariñosas y pone unas cuantas fotos y vídeos del San Francisco que no suelen ver los turistas y de mi restaurante vegetariano favorito del més (donde entre otras estupendas cosas ponen una sangría de vino blanco que está pa-matarse) o del jardin de una casa donde puedes ir a tomarte una cerveza de madrugada y donde el guarda de la puerta literalmente parece que colecciona DNIs españoles. Me sigue encantando ver mi barrio con los ojos de quien lo visita por primera vez.

Por si alguien no lo sabe, Pedro lleva casi dos meses recorriendose el planeta para promocionar Mi Nube, un sitio que por primera vez en muchos años me ha dado envidia de que exista a vuestro lado del Atlántico y no al mío. Mi Nube, que es mezcla compra de billetes y hoteles con red social suelo explicarlo por aquí como una mezcla bastante buena entre Kayak y Yelp.

En la entrevista de arriba hablo un poco de Craigslist, mi blog y mi vida por estas latitudes, una versión un pelín más condensada se emitió hace unos días en el espacio que tiene Pedro en el programa Cámara Abierta 2.0 de La 2.

Conociendo San Francisco con Juan Pablo Puerta (Craigslist)
– Vuelta al mundo 2.0

Domingo. Ni me gusta el futbol ni me va a gustar en mi vida como nunca me ha gustado el chocolate y eso hace que la gente se horrorice a mi paso. De pequeñín cuando no tenía más remedio que jugar (colegio o presión social playera inaguantable para cualquier preadolescente) siempre me ponía de portero más que nada porque abultaba (con 12 años ya medía uno noventa) y porque podía pasarme el partido pensando en mis historias hasta que el balón regresara a portería. De todos modos este domingo me levanté a las 9 de la mañana a mi pesar porque no pillé el sueño hasta las 3 o 4 (rompí la regla que tengo de no leer no-ficción antes de irme a la cama, ya que se me va la cabeza en los pensamientos) y que el gato pasó la noche corriéndo por la cama, quizá emocionado por ser su primer cumpleaños con nosotros. Extrañamente lo que me impulsó a levantarme fue un raro sentimiento patriótico, llevaba una semana recibiendo insultos en alemán por el móvil gentileza de mi departamento en mi antiguo curro (donde todos eran alemanes) y tengo el alemán lo bastante oxidado para mandarlos a tomar por culo con elgancia. No hay nada como ciscarse en los muertos de alguien en la lengua patria, tan rica de matices para lo que nos interesa y tan sutil con el doble sentido que permite insultar y recibir sonrisas sin ningún problema. Una maravilla.

Como comenté no se nada de fútbol. Hay que meter el balón en la otra porteria y punto, por lo que fuí a El País a enterarme quién era quién, como viste cada uno y como nos había ido la cosa hasta entonces. Cabeza de ingeniero, quería saber cuales eran nuestros fallos, por donde nos la habían metido y cuales eran las características del equipo que hacía que mereceiramos estar en la final y que había que maximizar si queríamos ganar. Quería poder hablar de algo en el bar si se terciaba. Para mi sorpresa El País tenía un serie de gráficas del desarrollo de cada partido pero tan horriblemente mal hechas que salí pitando de casa media hora antes del comienzo prometiéndome que al a vuelta escribiría algo de ellas o que al menos intentaría mejorarlas.

Una gráfica temporal cuenta una historia. El tiempo avanza en la horizontal y una serie de variables cambian de valor según su recorrido. En el primer libro de Tufte “The visual display of quantitative explanations” se define una serie de reglas teóricas para analizar la calidad de las gráficas. La primera de ellas (el valor de mentira) es que el volúmen de cada una de las variables tiene que tener relación directa con el volúmen del valor que se permita representar y su diferencia (volúmen representado dividido por volúmen real) nos da un grado de mentira representado por la gráfica. Ojalá pudiera aplicarlo en este caso porque las variables no representan valor alguno, la gráfica simplemente es una escala graduada donde se muestran diferentes posibildades de juego suponiendo que para alcanzar el gol hay que pasar por todas las anteriores. La gradación es arbitraria -la distancia entre tiro a puerta y tiro fuera es la misma que entre penalti fallado y gol- y no muestra ningún valor que permita apreciar la tensión o superioridad de ninguno de los equipos (cuando tiempo pasó cada equipo en el campo contrario, cuantas veces y de que modo se acercaron a la portería, si estan jugando a tirarse o estan siendo demasiado violentos, como de forma natural se incrementan las intervenciones del árbitro conforme uno de los equipos ve escapar la victoria, etc…) y la gráfica, si uno hace el esfuerzo de obviar el órden y la graduación, se reduce a una enumeración de goles y faltas en una única dimensión que podría haberse descrito en la lista inferior.

Las visualizaciones cuentan historias y permiten razonar sobre los datos que se nos presentan. Son instrumentos que usamos para el análisis de grandes volúmenes de información mediante la identificación de patrones y tendencias. Una gráfica que visualizara cada uno de los jugadores con una variable que midiera la velocidad mostraría el cansancio de los jugadores o la acción que precede la entrega de una tarjeta (y la relajación que le sigue). El País mostró para colmo la pobreza esos datos en un formato cerradito a cal y canto, haciendo imposible la reutilización colectiva de los mismos en formatos y visualizaciones diferentes. TimeLine es un componente de la estupenda plataforma abierta Simile, creada por el MIT para la visualización y tratamiento de grandes volúmenes de información y volví del partido alegre como es normal, pero con la mente puesta en escribir lineas y lineas (tenía la tarde libre y echaba de menos el placer de escribir por escribir) sobre las bondades de los formatos abiertos y la cantidad de historias que pueden escribirse con pocas líneas de datos. Poco pensaba que una llamada 10 minutos más tarde mepondría de camino a cumplir uno de las pocas pocas cosas que me prometí un dia cumplir.

Cuando uno pasea por Black Rock City suele acabar en la caseta central de la ciudad. Siempre hay malabaristas, gente meditando o danzando y suelen entregarte unos panfletillos con el objetivo de crear un censo y estudiar la evolución de la población de la ciudad donde se pregunta de todo, desde el sexo (nueve diferentes, casi como en la ficción de Egan), nacionalidad, tendencias sexuales o el grado de implicación en la vida de la ciudad: turista, visitante, artista y el sentimiento de pertenencia a la misma que has tenido durante tu vida en el desierto. Siempre en ese punto pienso que pensar, llego, hablo, abrazo, pongo el hombro a quien necesita llorar y hago y recibo regalos pero nunca nunca he construido nada con mis manos que pueda colocar en medio de la ciudad para ver como sus habitantes lo exploran y disfrutan. Black Rock City es terriblemente hostil a los turistas y tu tendencia natural cuando tienes kilómetros de burning encima es a alejarte lo mas que puedas a ese estereotipo de dominguero.

Del arte que existe en la ciudad hay uno que siempre me ha llamado la atención: el templo y es al que le dediqué un pequeño monográfico en mi última vuelta. Es un sitio especial, muy al norte de la ciudad, lejos de las tiendas y las casas temporales, al norte de la figura central del hombre que será quemado y al que solo se puede llegar tras un largo paseo en solitario por el desierto, rumbo fijo y alejado del aislado arte que suele poblar la zona de desierto que queda al norte. El templo es de madera, siempre diferente. La construcción del primero comenzó hace algo más de una década cuando uno de los habitantes murió al ser arrollada su tienda por un vehículo mutante. La población se congregó en la zona más alejada y de forma inesperada comenzó a colocar tablas para construir un monumento a su memoria que quemarían en último día del evento. Desde entonces el templo es un lugar donde ir a recordar a los que se han ido, escribirles en las tablas mensajes y colocar las fotos de como fueron en vida. No es raro verlo lleno de gente con ojos llenos de rabia o de cariño, llorando o meditando y en unas de mis últimas visitas me horrorice sabiendo que uno de estos años sería yo el que colocaría una imágen y escribiría unas palabras en las tablas con la imágen casi certera de quien sería. Me horroricé y me acuerdo que casi poéticamente, en ese momento comenzó una enorme y horrible tormenta de arena que me dejó varias horas encerrado y agazapado codo con codo junto a los que lloraban a sus muertos, muchos de los cuales entonaron cánticos mientras parte de la estructura se caía a nuestras espaldas por la fuerza del viento. Cierta parte de mí sabía que de ese año no pasaba como intentaba siempre intentaba despedirme en cada visita que realizaba a la familia.

El templo se quema en el último ritual de la ciudad. Las fotos y los mensajes desaparecen y se funden mientras los que quedan se abrazan, recuerdan y se purifican. El templo cambia todos los años, las fotos y los mensajes son similares ya que la memoria es plana y tendemos a olvidar detalles pero no significados y la pena inicial pasa a ser ritual de acompañamiento a nuevas fotos y nuevas historias. El templo cambia en las vidas que retrata y en su forma, en su nombre y arquitectura y quien lo empezó decidió el año pasado que el peso sobre sus hombros era demasiado y que debía dejar paso a nuevos artistas con nuevas formas y nuevas visiones. Es una invitación a tomar en cierto modo el relevo.

El templo, como casi todo en Black Rock City cobra vida todos los años en la zona de San Francisco, al otro lado de la Bahía donde el sol brilla en verano, la tierra es barata y un Oakland deprimido se ve poblado de naves industriales y hangares enormes sin uso desde sus mejores tiempos que los artistas locales pueblan para crear el mundo que recrearán más tarde en las arenas del desierto. Cuando uno visita Black Rock city siempre escucha hablar de esos hangares pero la sensación de recorrerlos es increíble, las luces que entran por los cristales rotos se mezcla con los olores de pintura, aceite y soldaduras mientras recorres uno tras otros monumentos de años pasados (muchos de los cuales pasarán a formar parte de las esculturas y el mobiliario urbano de San Francisco) junto con obras de arte de los años venideros en diversos niveles de construcción. La sensación fue rara, cuando era niño mi padre decidió saciar mi sed de conocimiento y callar mis interminable interrogatorio (cuando tenía seis años la psicóloga de mi colegio me puso el mote de Don Preguntas tras mis continuas interrupciones) llevandome a ver el lugar donde guardaban las carrozas de las cabalgatas de los Reyes Magos. La decepción de la falta de lustre -los reyes son los padres y esas cosas- se mezcló con la alegría de la respuesta consumada y la sensación que tuve recorriendo esa nave de Oakland fue similar, veinticinco años más tarde, a la que tuve esa tarde. Las figuras son puro metal, descansan y son creadas y puedes recorrerlas, tocarlas y romperlas. Hablar con quien las ha creado y dar tu punto de vista, tus manos y tu visión en lo que miles de personas disfrutarán este año.

El templo de este año es diferente. Los templos hindues del perdon o del olvido pasan a ser una deconstrucción de los desperdicios de la humanidad. Basura Sagrada es una enorme construcción hecha de botellas, chapas de cerveza o latas de cocacola cortadas mezcladas con maderas arrancadas de armarios antiguos, cabeceros de cama o despojos de puerta de iglesia. Un templo quemable, limpio, creado con los detritus de la sociedad consumista norteamericana que cambia el oro y las joyas tradicionales con aluminio y cristal de despojo. Es el primer templo político producto del consumismo que mezclará las bendiciones, los cantos, las fotos y las historias de vidas pasadas con el reciclado y la destrucción de materiales que han tenido mil usos y pasados por mil manos inocentes del destino último de sus objetos.

La sensación de pasearse por los hangares y colaborar en la construcción de algo que uno cree (algo simbólico, que terminará siendo devorado por las llamas) no tiene precio. Con el uso, uno descubre con las canas que tiene valores escondidos o que se conocen y que son más importantes de lo que uno creía. Mi novia es vegetariana por su amor a los animales y sus principios de respeto a la vida y uno ha desarrollado un cierto amor a los esfuerzos de colaboración desinteresada, a la camaradería que se produce cuando trabajas por algo que crees no por el objeto que creas en sí, sino por la energía que vives y respiras mientras lo creas y sabes que nadie va a venir a preguntarte con cara de tonto que vas a sacar tu de ese trabajo. Muchos de mis compañeros ese día (y los días que quedan hasta su terminación) vivían en caravanas o autobuses dentro del hangar y vi a todos usando portátiles con linux, -tenían un sistema de voip para comunicarse entre hangares- dando un sabor a hackmeeting y esfuerzos que me remitian a epocas pasadas. Yo sonreía: hay cosas que simplemente son compatibles y personas que nacen de una determinada manera y se atraen y encajan con cierto tipo de esfuerzos.

Por si alguien le interesa, saqué varias fotos de Basura Sagrada y los despojos de epocas pasadas, Daniel Jung tiene otra galería mucho más artística y centrada en los miembros del colectivo.

Basura Sagrada
tiene un estupendo sitio web con el desarrollo del proyecto incluyendo una animación 3D del modelo del templo

Mi comentario del templo de 2007, el video de current me lo han cambiado de sitio

Anuncios